#BodaSiEsContigo: mi pedida de mano

Pedida de mano

Para compensar el abandono del blog y sus redes sociales en la última semana, hoy os traigo el primer post sobre mi boda. ¡No, no! Aún no hay fecha. Pero como muchas sabéis, sí hubo en su momento una pedida de mano. O, como prefiero llamarlo yo, una declaración de intenciones.

Si estáis pensando que voy a narrar una historia de película, súper romática… ¡Olvidadlo! Andrés es muy detallista en el día a día, pero le cuesta un poco más idear sorpresas para ocasiones especiales. Yo, quizás, soy justo al contrario. En cualquier caso, cada vez que recuerdo el momento, me parece más entrañable.

17 de marzo de 2015. Mi 28 cumpleaños. Pasaban unos minutos de las dos de la tarde. Yo estaba en casa, en pijama. Entonces trabajaba como autónoma desde aquí. Andrés apenas llevaba trabajando una semana en su nuevo trabajo, así que no planeamos nada especial para aquel martes. Decidimos dejarlo para el fin de semana. O eso creía yo…

Él llegó a casa con cara de niño pequeño ilusionado. Y es que sabe perfectamente cuánto me gustan los regalos. Hacerlos y recibirlos. Volvió a felicitarme y me dio el primer regalo: un vestido informal de color rojo.

Acto seguido, sacó de su bolsillo una cajita cuadrada envuelta en papel de regalo. Lo miré con cara de… “¡Vale! Te he pedido un anillo en alguna que otra ocasión, pero en el fondo no me lo esperaba”. Cuando lo abrí, Andrés me preguntó: “No hace falta que te diga nada, ¿no?” Y me abrazó reconociéndome que sentía un poco de vergüenza. Me pareció un momento tan… Ni siquiera encuentro un adjetivo para describirlo… En fin, que me emocioné. Reí y lloré.

La parte cómica de esta pedida de mano, que también la tiene, es que mi anillo de compromiso era ¡cinco tallas más grande de la que uso! Y nos costó dos meses que me lo arreglaran. Pero desde que lo hicieron, trato de quitármelo lo menos posible.

Este post sobre mi pedida de mano es el primero que escribo sobre mi futura boda. A partir de ahora, utilizaré el hashtag #BodaSiEsContigo cada vez que escriba en el blog o publique en redes sociales contenidos sobre la misma. Y os animo a que vosotros hagáis lo propio 😉

También te puede interesar...

3 comentarios

  1. Qué emoción Laura. La verdad es que lo nuestro fue sin pedida pero no hubiera estado mal un anillito 😭
    Impaciente con tu próximo post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *