Dress code para invitadas a una boda

Dress code para invitadas

Si mi amiga Esther me hubiera preguntado por mi opinión sobre el dress code para invitadas a una boda hace un año, mi respuesta habría sido algo diferente a la que me planteo plasmar en el post de hoy. Hace un tiempo habría sido cien por cien protocolaria. Quizás influenciada por alguna asignatura estudiada en mi segunda carrera (Publicidad y Relaciones Públicas). Quizás porque la Laura de hace años era blanco o negro y a medida que transcurre el tiempo se vuelve más gris. Quizás porque desde que me embarqué en la aventura de este blog, he leído otros sobre bodas, moda, etc. que me han hecho cambiar de opinión.

No voy a afirmar que cuando pienso en mi look de invitada para la boda de turno, no tengo en cuenta ninguna norma. Estaría mintiendo. Pero sí es cierto que cada vez tengo menos en cuenta. Hoy os contaré qué mandamientos protocolarios son ‘la Biblia’ para mí a día de hoy y por qué y cuáles me salto a la torera.

Colores

Estaba escribiendo “nunca he ido de blanco…” cuando, de repente, me he acordado de que hace seis años vestí de ese color en una boda. Quería aprovechar el vestido de mi graduación, así que le pedí permiso a mi prima, la novia.

Aun así, no he vuelto a contemplar el blanco y el beige como total look. Entiendo que los novios son los protagonistas del día y que estos colores están reservados para la novia. Sí he vestido en tonos nude.

El negro tampoco es un color ‘apropiado’ para las bodas. Nunca lo he vestido de día (por ahora), pero… ¿Existe un color más elegante para la noche? Si lo evito a veces es porque ya en mi vida diaria abuso del negro, no por protocolo.

Largura del vestido

Si nos ceñimos estrictamente al protocolo, las invitadas siempre deben vestir de corto, sea cual sea la hora de la boda. Salvo excepciones, como madrina, hermanas o amigas íntimas. Sin embargo, en algunas zonas de la geografía española, el uso se ha convertido en norma y la mayoría de las invitadas a una boda de tarde van de largo.

La moda y la tendencia también se están imponiendo al protocolo en el caso contrario y ya se ve a más de una invitada que se atreve con un vestido largo de día.

El look beauty: maquillaje y peinado

Mientras que prefiero los peinados sencillos (coleta, melena suelta o recogido desenfadado), me encantan unos ojos bien marcados. No es la primera vez que os lo comento (lo he mencionado aquí, aquí y aquí). Me da igual a qué hora sea la boda, me siento favorecida con los ojos oscuros y no parezco yo de otro modo, así que…

Dress code para invitadas

Tocados

Los grandes tocados, como las pamelas, están pensados para protegernos del sol. De ahí que, para mí, no tenga sentido llevarlos de tarde-noche. Sin embargo, sí me gustan los pequeños tocados como complemento para esta hora del día. ¡Eso sí! Si no recargan el look. Menos es más…

Zapatos

Yo apuesto por el taconazo. Lamentablemente, no tengo el aguante de los 18. Por eso, suelo contemplar una alternativa. Normalmente, un zapato de cuña.

Podría continuar hablando de bolsos, chals, joyas, pantalones o monos. El dress code para invitadas no tiene fin. Pero todo resultaría relativo. En una boda religiosa tenemos en cuenta aspectos que no se dan en una boda civil. No vestiremos igual en una boda tradicional que en una en el campo o la playa.

Desde mi punto de vista,el dress code para invitadas a una boda solo debería tener tres normas de obligado cumplimiento: sentirse guapa, estar cómoda y pasarlo bien en un día tan especial. Y si para ello hay que romper otras mil reglas…

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *